ESPECIAL

TOP-5 WIT Basketball 2019

5- Montserrat Gutiérrez

Por condiciones físicas, la principal referencia de Asador 10 Gibajas. Alta, con una gran envergadura y con la movilidad suficiente como para poder jugar de 4 abierto. Sobre el papel, condiciones favorables para ser una buena jugadora si el juego acompaña.

Con una mano bastante decente desde la línea de 3, sus principales ventajas las conseguía en situaciones de penetración al aro. Ahí se encontraba cómoda y generaba constantemente por varias razones. La primera, el uso de su cuerpo. Imposible de frenar en la mayoría de acciones si su rival era de similar o menor tamaño. Y en segundo lugar, su abanico de recursos en las finalizaciones. No solo era superior en el camino, sino también en el final. Estos dos elementos combinados, unidos a su carácter de líder sobre la pista, la convierten en una jugadora a seguir del equipo vasco.

4- Juste Jocyte

Noviembre del 2005. Sí, noviembre del 2005. Tuve que leerlo dos veces cuando, tras dos partidos en los que me llamó mucho la atención, decidí informarme en internet. Esa es la fecha de nacimiento de una de las jugadoras con mayor proyección del torneo. Nacida en Lituania, jugadora del Stellazzurra y presente en el WIT Basket 2019, Juste Jocyte tiene muchas papeletas para poder tener un largo recorrido en este mundillo de la canasta si trabaja y la suerte le acompaña.

Una de las componentes más altas del equipo, siempre presente en posiciones exteriores y con una complexión que deja entrever que su desarrollo físico no ha terminado en absoluto. Unas condiciones físicas que se unen a unas características técnico-tácticas más que interesantes. Zurda, un seguro de vida desde la línea de tiros libres y con una gran mano desde media y larga distancia. Acostumbraba a coger el balón en posiciones de inicio del juego para buscar situaciones de 2vs2 con bloqueos directos. En general, estas situaciones las resolvía de una manera bastante similar siempre, en las cuales exhibía una grandísima confianza en sí misma. Pasaba el bloqueo, sacaba ventaja con su zancada/uso del cuerpo y probaba suerte tirando desde larga distancia. Si este no era el final de la jugada, era porque decidía ir para dentro y ahí seleccionar otro guion para sus acciones, teniendo una decente visión de juego para encontrar compañeras liberadas. Asimismo, a lo largo del torneo, también generaron para ella situaciones de Catch & Shot en parado que resolvió con gran eficacia.

Las condiciones las posee y tiempo por delante tiene de sobras, por lo que su lectura de juego y recursos irán aumentando. Creo que una de las sensaciones extendidas entre el público del torneo fue el poder seguir viendo un poquito más a esta maravillosa niña que irradia talento en cada acción del juego.

3-Violeta Verano

La mejor directora de juego del WIT Basket 2019. Una afirmación que puede sonar fuerte, pero que no sorprende en absoluto si hablamos de Violeta, la cual habiendo debutado ya con el primer equipo de Sant Adrià en Liga Femenina, continúa formándose para llegar a lo más alto.

Desde una misma apariencia siempre, la de facilidad, y con una misma sensación de cara al público, la de tranquilidad, esta junior es uno de los grandes proyectos a nivel nacional. Si algo destaca en ella es la creatividad y visión de juego, buscando en una gran cantidad de pases (de manera muy natural) un toque de fantasía que engancha al espectador. Esta cualidad, unida a su control del bote y las distancias, le convierten en una jugadora muy especial.

Por otra parte, no tiene problemas en convertirse en finalizadora en vez de asistente, como ya demostró en diversos minutos del torneo (véase su encuentro vs Stellazzurra), mostrando una buena mano desde media-larga distancia. En definitiva, una jugadora con bastantes ingredientes para que Glòria Estopà le siga teniendo en cuenta para LF.

2-Celia Carbonell

Otra jugadora de Sant Adrià. Y es lógico, porque a pesar de que cayeran en semifinales ante un magnífico Almeda, el talento de esta generación era visible de primeras. Fue una de las juniors que mayor sensación de poso y solidez sobre la cancha transmitió y, como me decía Fabián Téllez (técnico de Mann Filter en la Liga DIA), humilde y trabajadora. Unas características que se veían también cuando disponía de minutos.

Intensa atrás y diferencial en ataque. Con una gran facilidad para anotar, sus recursos eran visibles en cada encuentro que disputaba. Igual le daba si era desde la línea exterior con su magnífica muñeca, o en penetración, momentos en los que solía generar ventajas con sus lecturas y ausencia de miedo, ya que no evitaba el contacto si le iban a hacer falta. En defensa, tanto en presión a toda pista como en individual a media, la actividad de manos/pies era una constante y, añadiendo esto a su habilidad para robar, estamos hablando de una jugadora muy completa en ambos lados de la cancha.

Eso sí, lo mejor de todo es que su juego iba acompañado siempre de una excelsa regularidad, la cual mostró a lo largo de los 6 partidos en el WIT Basket 2019, tanto en los números como en sensaciones. Muy pocas veces se salió del ritmo/rumbo de los encuentros. Otro proyecto de jugadora que ya ha debutado en Liga DIA y que dará mucho que hablar si sigue por este mismo camino.

1-Anna Caballero

Dorsal 11

Internacional en categorías inferiores con España y líder de las campeonas en este 2019. Ana Caballero reúne todas las cualidades necesarias para tener un futuro próximo en un equipo profesional.

Alta, espigada, con una gran envergadura y una movilidad bastante buena, características que la convierten en una interior perfectamente adaptable al baloncesto actual. Con un perfecto control y uso de sus largos brazos, suele encontrar ventajas ante sus rivales. En cuanto a lo que es el juego, maneja muy bien una gran variedad de acciones. Puede jugar al poste bajo, atacar desde fuera o leer y ejecutar puertas atrás.

Su WIT Basket 2019 ha sido completísimo, dejando 56 puntos de valoración en 75 minutos disputados entre los 3 partidos de la fase final y siendo la principal referencia de Almeda. Un primer puesto muy sencillo de otorgar.

Extra: Ganas de más

Júlia Aviñoa

«En esta chica tenemos muchas esperanzas puestas, ha ido progresando muy bien». Con estas palabras de un componente de la organización, se cerraba mi periplo en el WIT Basketball 2019. Días atrás, a finales del año pasado, había estado viendo jugar a Claudia Soriano y Alba Barneda, dos jugadoras cadetes de Almeda que tenía apuntadas en mi lista de «talentos que no hay que perder de vista». Sabía que ellas, junto a Ana Caballero o Cristina Bermejo eran nombres a seguir. Bueno, en realidad, toda la generación que se había juntado en el junior del club catalán, pero sí que es cierto que algunas jugadoras habían resonado más en mi cabeza debido a comentarios de conocidos o informaciones publicadas en diversos torneos.

De una que me habían hablado entre poco y nada era de Júlia Aviñoa (2002). Solo era conocedor de dos detalles. El primero, que compartía equipo con su hermana Marina en este WIT Basketball U18. El segundo, que no me había disgustado en el Cto. Cadete de España de clubes 2017-2018, aunque tan solo había podido ver un par de encuentros, cantidad insuficiente para poder sacar ningún tipo de conclusión. Así que, con este contexto apuntado en la libreta, llegué al pabellón de Almeda el tercer día de competición.

Y aquella no fue una mañana cualquiera. El partido de Júlia ante Fenerbahçe en cuartos de final no me dejó indiferente. Había visto algo especial, pero en 18 minutos no sabía qué decir exactamente. Intenté encontrar en las estadísticas algún dato sobre el que continuar cimentando mi opinión, pero no encontré en exceso (5 puntos, 4 rebotes y 0 de valoración). Sin embargo, yo había percibido que con ella su equipo había jugado mejor. O, al menos, había competido mejor. Y ese +11 con Júlia en pista (Almeda ganó de 4) así lo reflejaba, ya que únicamente la ya mencionada Ana Caballero había estado por encima (+14).

Lo único negativo de aquello era que solo me quedaban 24 horas en Barcelona para poder ver el máximo baloncesto de Júlia posible. Y, básicamente, en torno a este propósito me organicé, pues vi el resto de partidos de Almeda en el torneo. Júlia es una jugadora que no destaca por su complexión física, podría decirse que está en la media de las de su posición de su edad. Al igual que no lo hace en un aspecto concreto del juego, al menos hasta donde pude observar en el WIT U18, pero que tampoco flaquea en ninguno de ellos. Júlia es equipo, es cemento. Salvando las distancias y yéndome a mi terreno de LF, sin el objetivo de querer comparar juego/nivel, me recordó en ciertos aspectos a Marta Montoliu. Una jugadora que te aporta un poquito de todo. Facilidad para anotar pese a no acumular excesivos tiros, solidez atrás y una mano en la que confiar cuando el encuentro se aprieta.

La canasta final que sentenció el partido ante Fenerbahçe (donde recibieron un parcial de 19-0 tras ir 19 arriba), los 4 puntos vs Sant Adriá en los últimos minutos, los mismos que metió en el último periodo de la única derrota (contra Sopron) en el WIT Basket 2019, componen un buen catálogo de ejemplos en tan solo 4 días. Sin duda, seguiré intentando encontrar huecos para ver a Júlia Aviñoa jugar, porque la ilusión de ver a una jugadora diferente la despertó en mí desde los primeros instantes.

Extra: talento diferente

Carlota González

Cuando llego a un pabellón de baloncesto para ver algún partido, no suelo llevar ninguna expectativa. Abro la aplicación de notas y dejo que los hechos se vayan sucediendo. Antes de que comience el calentamiento ya se puede observar qué jugadoras pueden llamar la atención, principalmente en el apartado físico. Cuando este comienza, uno se puede hacer una mínima idea de quienes pueden llegar a ser las líderes y seguir confirmando lo ya comentado sobre temas físicos. Y en estos casos, cuando se da el salto inicial, uno ya tiene una idea formada de cómo puede transcurrir el encuentro (en términos individuales), con lógicas variaciones según van transcurriendo los minutos.

Pero a mí me emociona cuando sucede totalmente lo contrario. Esos días en los que te fijas en unas jugadoras por sus condiciones físicas o habilidades técnicas… y en un momento dado del partido, te llevas una gran sorpresa. La mejor jugadora sobre la pista había pasado totalmente desapercibida.

No sé si este es el caso de Carlota González, lo cual habla muy bien del nivel de su equipo y del WIT Basket 2019, pero de lo que no tengo ninguna duda es que con ninguna me lo pasé mejor. Camiseta por fuera, estatura cercana a la media de las exteriores, pantalones holgados por debajo de las rodillas y un físico que, escondido detrás de esa equipación de grandes dimensiones, aparentaba ser insuficiente para ser determinante en estos encuentros. Pero… el talento apareció.

Una mano prodigiosa desde la línea de 3 iluminó mi cara: 42 puntos en la fase de grupos (3 partidos) con 7/16T3, números que no se podían pasar por alto y que iban acompañados de buenas lecturas en situaciones ofensivas. Y en la fase final no bajó el ritmo de anotación, con 31 puntos entre los cuartos de final y las semis, cifras con las que se quedó muy cerca de guiar a Asador 10 Gibajas a la final del torneo. Un conjunto que, por cierto, si se clasifica para el Campeonato de España Junior 2019, dará mucha guerra a más de uno.

Esa facilidad para anotar no era mágica. El conocimiento de su propio cuerpo y las lecturas tanto con como sin balón, le permitían generar ventajas que machacaba con su talento. Sus salidas de los bloqueos indirectos o las búsquedas de espacios para tener tiros liberados desde la línea de 3, transmitían una gran inteligencia sobre la pista. Sin duda, una de esas jugadoras a las que uno le apetece ver una y otra vez.

0 comments on “TOP-5 WIT Basketball 2019

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: